Como ya denunciamos en 2012, la Consejería de Sanidad sigue derivando fondos públicos para que empresas privadas “evalúen” el funcionamiento de los servicios no sanitarios de los hospitales privatizados. O sea, una empresa privada controla la calidad del trabajo de otra empresa privada, lo que es una dejación escandalosa de responsabilidades por parte del Ministerio de Sanidad, que no ha considerado necesario intervenir en estos 9 años a pesar de que tiene competencias de Alta Inspección.

De nuevo Hill Internacional sigue controlando este suculento negocio, al haber sido agraciada de nuevo con la adjudicación del contrato para “monitorizar la prestación de los servicios no sanitarios en los hospitales gestionados en régimen de concesión y de los gestionados de forma centralizada en los hospitales del SERMAS”(1), lo que se traduce en la bonita cifra de 2 millones de €.

Entre 2007 y 2012 ya Hill International, a través de Gerens Management Group (del que controlaba un 60 %, estando el restando 40 % en manos de cajas de ahorro), se embolsó la bonita suma de 4 millones de € por un trabajo que, según nos han confesado funcionarios de la Consejería de Sanidad, que piden respetar su anonimato por miedo a represalias, se podría haber realizado perfectamente desde los Servicios Centrales de dicha Consejería, en la que existen recursos infrautilizados (por no ser estos funcionarios “fiables” para la Consejería de Sanidad).

En 2013, Gerens Hill, tras la salida de las 14 cajas de ahorro, pasó a ser controlada por el socio de referencia, la estadounidense Hill International. Gerens Hill apareció implicada en diversas actividades delictivas investigadas en la “Operación Malaya” vinculadas a su vez con Caja Castilla La Mancha Corporación (CCM). Esta entidad financiera, intervenida en su día por el Banco de España estaba presidida por el dirigente del PSOE Juan Pedro Hernández Moltó, a su vez ex-Consejero de Economía de Castilla – La Mancha y mano derecha de José Bono.

El pelotazo actual se disfraza bajo el nombre “apoyo técnico a la Unidad Técnica de Control"(2), Unidad que a día de hoy, tras 9 años de funcionamiento de los hospitales de modelo PFI, no ha hecho público ningún informe, hurtando por tanto a la opinión pública cualquier información sobre el funcionamiento real de estos hospitales.

Desde la Coordinadora Anti Privatización de la Sanidad, exigimos la vuelta a manos de la Administración del control del funcionamiento de estos centros, y su ejecución por funcionarios, con obligación de transparencia absoluta y acceso libre a todos los informes emitidos, única forma de garantizar un control mínimo de estos servicios.

(1) Los 11 hospitales privatizados de modelo PFI y PPP, más la limpieza, lavandería y seguridad, también privatizados, pero de los hospitales de gestión directa.

(2) La Unidad Técnica de Control (UTC) es un órgano asesor del SERMAS, que llevaba desde 2007 la monitorización, control y evaluación de los servicios de las concesiones de 7 de los hospitales de gestión privada (Aranjuez, Arganda, Coslada, San Sebastián de los Reyes, Majadahonda, Parla, Vallecas).