(2018-11-30) Ultimos datos lista de espera a junio 2018

Como cada 6 meses, el Ministerio de Sanidad ha publicado los datos remitidos por las comunidades autónomas, correspondientes a la lista de espera a 30 de junio de 2018.

Respecto a la lista de espera quirúrgica, en comparación con junio de 2017, hay 20.000 pacientes menos (se ha pasado de 604.000 a 584.000), es decir, casi 13 personas de cada 1.000 están a la espera de una intervención quirúrgica. Cataluña con 154.000 personas, Andalucía ocn 65.000, Valencia con 53.000 y Madrid con 52.000, aportan más de la mitad de las personas en espera.

Se produce una disminución en todas las especialidades, excepto en cirugia maxilofacial, ginecologia y oftalmologia.

Por comunidaders autónomas, Canarias, con una espera media de 147 dias, Castilla La Mancha con 137, y Cataluña con 132 dias encabezan la clasificación. El 27 % de los castellanomanchegos, el 24 % de los canarios y el 23 % de los catalanes esperan mas de 6 meses a ser operados, mientras que en Pais Vasco y Asturias no habría ningún paciente esperando mas de 6 meses.

En el caso de la lista de espera para consulta con el especialista, 1.760.814 personas estaban a la espera de la primera consulta, destacando 282.000 en Cataluña, 237.000 en Valencia, 223.000 en Andalucía y 172.000 en Madrid (en este ultimo caso, datos provisionales). Hace un año eran 1.863.070 personas esperando la primera consulta, lo que supone una ligera reducción en el ultimo año (unas 100.000 personas menos en todo el estado). El tiempo medio de espera se situa en 57 días, solo un día menos que el año anterior.

Respecto a  la lista de espera para pruebas diagnósticas, no se dan cifras.

Estas ligeras reduciones no pueden considerarse un signo de que la situación del sistema público esté mejorando. Lejos de ello, hasta la fecha no se han recuperado ni las inversiones, ni las plantillas existentes antes de 2009, continuando en el día a dia los cierres y bloqueos de agendas que impiden a las personas entrar en la lista de espera cuando les corresponde; el endurecimiento de los requisitos para el acceso a determinadas pruebas; los seguros privados continuan creciendo (por lo que parte de la actividad pasa a realizarse en los centros privados, restando por tanto de las listas de espera públicas); los conciertos privados no disminuyen; mientras que la falta de transparencia continua siendo una asignatura pendiente en la mayoría de las comunidades autónomas.