(2017-07-14) Soluciones viejas para el mismo problema: peonadas en atención primaria

Ante el deterioro de la atención primaria, con la consiguiente aparición de listas de espera para acceder a consultas, Osakidezta (Servicio Vasco de Salud) ha puesto en marcha un nuevo sistema de incentivación económica en Atención Primaria (AP), para reducir la listas de esperan comprando a los facultativos con incentivos económicos.

En lugar de abordar los problemas que generan el incremento de listas de espera para el acceso a la atención primaria (problemas variados, que van desde falta de cobertura de profesionales en muchas ocasiones, hasta hiperfrecuentación de la población en otras), Osakidezta plantea que los médicos de AP, una vez vistos los pacientes de su cupo, podrán seguir viendo otros pacientes de otras consultas fuera de su jornada ordinaria, cobrando a partir de entonces por paciente atendido. La experiencia de muchos años en atención especializada, donde las listas de espera se han cronificado, en parte debido a que su incremento, es una garantía de ingresos económicos “extras” para determinados sectores profesionales, nos permite asegurar que va a generar un incremento de las listas de espera en Atención Primaria para poder cobrar estos incentivos.

Desde CAS denunciamos que el establecimiento de incentivos económicos en la atención sanitaria debería de estar prohibido, ya que solo satisface intereses particulares, va en detrimento de la calidad de la asistencia, mercantiliza el acto médico, e impide incrementar las plantillas en caso de que fuera necesario.

Noticia original Lab.eu.