(2017-07-20) Los hospitales, un negocio para los fondos extranjeros

Constructoras españolas como FCC, Sacyr, OHL y ACS llevan vendiendo sus participaciones de acciones en hospitales semipúblicos que obtuvieron por su construcción a fondos de inversión extranjeros. Florentino ha dado el último pelotazo vendiendo su parte en Son Espases de Baleares a un banco francés.

Se trata de hospitales públicos con parte privada, mayormente en posesión de las empresas constructoras que los edificaron y en los que gestionan los servicios no sanitarios, que no han dudado en entregar su parte a manos del capital extranjero.

El primer caso lo encontramos ya a principios de 2016, con la venta de las constructoras FCC y OHL de sus acciones del Hospital Universitario del Sureste, en Arganda del Rey (Madrid). OHL vendió todas sus acciones, que representaban el 33% del hospital. Mientras, FCC, que ya anteriormente había vendido el 55% de la sociedad que gestiona los servicios no sanitarios, terminó por vender el 11’67% de las acciones del Hospital que le quedaban.

El Hospital Universitario del Sureste fue construido en 2007, con un valor total de 78’3 millones de euros. Cuenta con 132 camas, 5 quirófanos y una superficie de 45.000 metros cuadrados.

Su comprador en todos los casos fue Aberdeen Infraestructure, fondo de inversión británico cuyo principal inversor y director es Lloyds Bank, que gracias a la compra ahora goza del 100% de las acciones y el control del hospital.

Tenemos más casos. La constructora Sacyr ha vendido su participación en la sociedad concesionaria del Hospital Puerta de Hierro, también en Madrid, donde ostentaba el 20% de la misma, por un total de 55 millones de euros. Hospital en funcionamiento desde 2008 con 764 camas y 245.000 metros cuadrados. En este caso, el comprador es el fondo de inversiones DIF, que concentra capital de origen europeo, norteamericano y australiano.

Y luego tenemos a ACS, la empresa de Florentino Pérez, que ha vendido toda su participación en dos hospitales de las Islas Baleares por 43’3 millones de euros. Se trata del Hospital Universitari Son Espases, donde ACS controlaba el 49’5% de la sociedad concesionaria, y del Gran Hospital Can Misses y Operadora Misses, con un 40% de participación de ACS en cada una.

Con un valor de empresa de 418 millones de euros, Son Espases es el hospital más grande de las Islas Baleares. Son Espases posee 172.000 metros cuadrados, 1.020 camas y 26 quirófanos. Mientras que Can Misses, en Ibiza, posee 177 camas y 5 quirófanos.

El comprador en los tres hospitales es el fondo de inversiones Mirova, dirigido por el banco francés Natixis. Aunque el caso del Hospital de Son Espases es especial, ya que previamente FCC también había vendido su participación del 33% a Abeerden Infraestructure.

Estamos ante otra muestra más de la venta del capital español a los fondos extranjeros. En este caso mucho más grave, porque se trata de la propia sanidad española. Ninguno de estas sociedades de los hospitales se venden por falta de rentabilidad. Los gigantes de las constructoras españolas no tienen ningún pudor en poner en venta a la propia sanidad española en función de obtener mayores beneficios.

Y los fondos privados de inversión extranjeros no pierden la oportunidad ofrecida y se lanzan a por ella con total voracidad, para así poder controlar un sector vital. ¡Ya está bien! Otra vez más toca gritar: ¡La sanidad pública no se vende! ¡La sanidad pública se defiende!

NOTICIA ORIGINAL EN DE VERDAD