(2017-07-27) Cuatro comunidades lideran la década en presupuesto sanitario.

Los datos publicados por el Ministerio señalan que sólo dos autonomías destinan menos dinero que en 2007.


Tabla sobre la distribución del presupuesto sanitario por comunidades autónomas.

Las comunidades autónomas han abordado de manera desigual la travesía por la crisis económica que comenzó en 2007. De ellas, Baleares, Navarra, País Vasco y Madrid son las que más han aumentado su presupuesto destinado a sanidad, con un 28, 22, 19 y 14 por ciento más de dotación, respectivamente.

Así se desprende de los datos que ha publicado el Ministerio de Sanidad, que recopila cuáles han sido los presupuestos autonómicos iniciales para esta partida en los últimos 10 años. En este sentido, la mayor variación la ha experimentado Baleares, donde se ha pasado de un presupuesto inicial para sanidad de 1.086.683 euros a 1.392.211 en 2016, un total de 305.528 euros más que suponen una subida del 28,11 por ciento en estos diez años.

La segunda posición es para la Comunidad Foral de Navarra, que ha pasado de los 807.269 euros en 2007 a los 988.433 de 2016, un 22,44 por ciento más que se traduce en 181.164 euros más para sanidad.

Le sigue País Vasco, que desde un presupuesto de 2.925.456 euros de 2007 se ha situado en 3.497.306 euros el año pasado, un aumento del 19,54 por ciento y 571.850 euros más. Algo detrás aparece la Comunidad de Madrid, que en estos años ha sumado 950 millones a su partida sanitaria, pasando de los 6.500.450 euros de 2007 a los 7.449.915 de 2016, un aumento del 14,6 por ciento.

Más de un 10%

En esta década de recuperación económica son varias las comunidades autónomas que han aumentado su presupuesto sanitario por encima del 10 por ciento. La Comunidad Valenciana lo ha hecho un 16,09 por ciento, Asturias un 13,8 por ciento, Murcia un 11,14 por ciento, Cantabria un 11,7 y Aragón un 10,17 por ciento.

Las cifras hacen que de media, las comunidades hayan dotado su cartera sanitaria con un 7,3 por ciento más de fondos en estos últimos diez años.

En el extremo opuesto de inversión se sitúan las dos únicas autonomías que han reducido su presupuesto inicial marcado para 2007. Se trata de La Rioja y Cataluña; la primera ha pasado de 412.851 euros para sanidad a 365.872 el año pasado, una caída del 11,37 por ciento. La segunda, que tiene prorrogados sus presupuestos del ejercicio anterior, invierte en 2016 un 2,49 por ciento menos que en 2007, 216.940 euros menos que los 8.683.930 presupuestados entonces.

La que más destina, la que menos crece

Paradójicamente, la comunidad que más invierte cuantitativamente es la que menor aumento registra. Es el caso de Andalucía, que pese a destinar el año pasado 8.826.775 euros a sanidad, esto solo supone un 1,1 por ciento más respecto a lo que dedicaba en 2007 -poco más de 96.000 euros-.

Sin embargo, es Madrid la que mayor suma de dinero ha aumentado, con 949.465 euros más en su dotación de 2016.
Por debajo del 10 por ciento para sanidad aparecen Castilla-La Mancha, que ha sumado un 9,53 por ciento a su presupuesto, Castilla y León, que lo ha hecho un 8,55 por ciento y Extremadura, con un 8,05 por ciento más -117.456 euros respecto a 2007-.

Algo menor ha sido la subida de Canarias, que suma un 4,79 por ciento a los 2.522.347 euros presupuestados al principio de la crisis, y Galicia, cuya subida del 3,7 por ciento deja su presupuesto de hace una década con 125.396 euros más en 2016.

Enlace Redacción Médica.