(2017-09-05) Una nueva investigación clínica encuentra que los fármacos Lyrica y Neurontin, son una sentencia de muerte para la sinapsis cerebral de los pacientes.

Neurontin y su nueva versión mucho más potente Lyrica, son medicamentos ampliamente utilizados en el tratamiento de fibromialgia que han demostrado ser muy peligrosos para muchos de los pacientes que los toman cada día.

Estos medicamentos fueron creados para el tratamiento de otras dolencias como ataques epilépticos, dolor neuropático o trastornos de ansiedad. El laboratorio Pfizer creador de ambos comenzó a recomendarlo para el tratamiento de la fibromialgia y solicitó a la FDA que aprobara su uso para el tratamiento especifico de la fibromialgia. La FDA a pesar de las numerosas dudas sobre la seguridad para los pacientes de ambos medicamentos, y basándose únicamente en los datos aportados por el laboratorio los aprobó como tratamiento especifico para la fibromialgia. A día de hoy siguen estando activos tanto en la página web de la FDA como en la de la Agencia Europea del Medicamento a pesar de la falsa noticia de su prohibición que corre por internet.

Un estudio reciente, ha demostrado que estos fármacos bloquean la formación de nuevas sinapsis (la sinapsis, es el proceso que permite a las células nerviosas comunicarse entre ellas) reduciendo de un modo drástico el potencial rejuvenecedor de la plasticidad cerebral. Según el estudio, estos fármacos causan un envejecimiento del cerebro más rápido que cualquier otra sustancia conocida.

Estos fármacos han sido y son objeto de una gran polémica desde su lanzamiento. Neurontin fue aprobado por la FDA para tratar la epilepsia en 1994, el laboratorio dueño de la patente en aquel momento, Warner-Lambert tuvo que hacer frente a una multa de la FDA de 430 millones de dólares por hacer una promoción masiva del medicamento para indicaciones distintas a las aprobadas por el organismo de control.

Neurontin es ahora propiedad de Pfizer que también es dueño de Lyrica, una versión super-potente de Neurontin. Lyrica ha sido aprobado por la FDA para varios tipos de dolor y para tratar la fibromialgia. Lyrica tambien ha tenido que hacer frente a sanciones por el mismo motivo, ser recomendado para dolencias no recogidas en la hoja aprobada por la FDA. A pesar de las sanciones, los beneficios de alrededor de 1.000 millones de dólares por usos fuera del prospecto son un pastel que la farmacéutica no parece estar dispuesta a dejar pasar.

Los médicos están recetando estos medicamentos para todo tipo de problemas nerviosos porque son buenos en la supresión de los síntomas. Sin embargo, ahora que se ha visto el mecanismo real de actuación de estos fármacos creando una reducción significativa a largo plazo en la salud del nervio, tales usos ya no pueden justificarse.

Los investigadores del estudio anterior tratan de quitar importancia a la gravedad de los efectos de estas drogas diciendo que “las neuronas adultas no forman muchas nuevas sinapsis”. Aunque esto no es cierto pues múltiples estudios están demostrando que la salud del cerebro durante el envejecimiento se basa precisamente en la formación de nuevas sinapsis. Estos investigadores también cuestionan el uso de estos medicamentos en mujeres embarazadas. ¿Cómo afectará al feto el bloqueo para producir nuevas células y comunicación entre ellas cuando la madre está tomando un medicamento que bloquea precisamente eso?.

A pesar de todo esto, la FDA mantiene ambos medicamentos en su lista de fármacos aprobados para su uso con la única advertencia relativa al suicidio de Lyrica.

ENLACE ORIGINAL