(2018-02-20) El Hospital de La Paz no atiende a una anciana porque no llevó sus propias pinzas.

La mujer fue remitida a este centro por su médico de cabecera. Padece triquiasis, que es una anomalía del párpado que provoca que las pestañas crezcan hacia el interior del globo ocular, y necesitaba que le extrajeran algunas que se le estaban clavando en el ojo. El oftalmólogo que le atendió en urgencias se negó a retirarle las pestañas porque, según está escrito en el parte médico, la paciente no había llevado sus propias pinzas y no disponían de ellas en el servicio.

Imagen del informe médico que recibió la paciente tras ser atendida en el servicio de urgencias de oftalmología / CADENA SER

Milagros tiene 88 años y una patología denominada triquiasis. Normalmente ella misma es capaz de quitarse las pestañas que le crecen hacia el interior del ojo antes de que empiecen a rozarle el globo ocular, pero esta vez tuvo dificultades y acudió a su médico de cabecera que, a su vez, la remitió a urgencias del Hospital La Paz. Ocurrió el pasado 14 de febrero. A las once de la mañana el médico del Centro de Salud de Bustarviejo le da a Milagros un parte un parte interconsulta, con prioridad urgente, para el departamento de oftalmología de la Paz.

Yo no quería ir", dice Milagros, "porque en urgencias entras por la mañana y no sales hasta la noche". No fue el caso. A la hora de llegar, la atendieron. "El oftalmólogo me puso en la máquina para mirarme los ojos y me preguntó: ¿Ha traído usted unas pinzas?. Sorprendida, le dije que no. Entonces me dio un papel en el que me dice que me ponga lágrimas artificiales, un gel por la noche y que vaya a mi médico del ambulatorio a que me quiten las pestañas".

Cuando Milagros estaba saliendo del hospital llegó su hija recogerla y le pidió el informe para ver lo que le habían dicho. "Mi hija puso el grito en el cielo, no daba crédito a que el oftalmólogo me hubieran pedido una pinzas. Yo le pedí que no hiciera nada pero ella se empeñó en poner una reclamación".

Desde el Hospital La Paz aseguran que lo ocurrido es un hecho excepcional. Que el Servicio de Oftalmología dispone de las pinzas necesarias tanto en consultas como en quirófano o urgencias, y que en el caso de no haber estado disponibles, en el momento de la atención de Milagros, el médico debería haberlas pedido en el área de consultas.

Recuerdan también que aunque no se le extrajeron las pestañas, la paciente fue valorada y recibió tratamiento. El servicio de Atención al Paciente se ha puesto ya en contacto con la familia de la paciente para subsanar el problema a la mayor brevedad posible.

Noticia original Cadenaser.com.