(2014-02-09) Sanidad para todos

Aunque la privatización de la sanidad se viene llevando a cabo desde la década de los 90, recientemente ha sufrido una de las peores agresiones al aprobar el PP el RDL 16/2012, que:

– Excluye de la atención sanitaria integral1 a parte de la población, mediante un cambio fundamental: vincular la atención al aseguramiento, en lugar de a la residencia. Con el nuevo modelo, la gran mayoría de las personas excluidas sólo tienen derecho a utilizar los servicios de urgencias2.

– Divide los servicios a los que tenemos derecho en “básicos” (gratuitos para todos en el momento del uso), “accesorios” y “complementarios” (por los que habrá que pagar una parte). Se ponen las bases para ir suprimiendo prestaciones hasta ahora gratuitas en el momento del uso, trasladándolas al grupo de las de pago por su utilización.

– Se introduce el “repago” de medicamentos para pensionistas y fármacos para enfermedades crónicas y muy graves (cánceres, SIDA, etc.) que se proporcionan en los hospitales. También –aunque retirado en el último momento- para el transporte sanitario no urgente, dietas especiales, etc.

Lo más peligroso del RDL es que tiene como objetivo cambiar la mentalidad de la población, introduciendo la idea de que la atención sanitaria no es un derecho básico y tratando de acostumbrarnos a la idea de que para recibir asistencia hay que estar asegurado, promoviendoasíla contratación de seguros privados.

Además, se señala y culpabiliza a los sectores más vulnerables y necesitados de asistencia sanitaria (pensionistas y enfermos crónicos) con la idea de que “resultan muy caros a todos” y por tanto deben pagar parte de su atención (“repago”), tratando de hacerles responsables de una supuesta y nunca demostrada “insostenibilidad del sistema”.

Se trata de una ley xenófoba que deja fuera de la atención sanitaria (derecho humano universal) a los inmigrantes no regularizados, culpándoles de una situación que no han creado, y ataca de forma gravísima a los sectores más desfavorecidos de la población: jóvenes, parados, pensionistas, inmigrantes, excluidos, …, condenándoles a la enfermedad y la muerte.

Por todo ello:

¡¡ DEROGACIÓN del Real Decreto Ley 16/2012 !!

1¿Quién queda fuera del derecho a la atención sanitaria, de momento? Los trabajadores españoles no afiliados a la Seguridad Social, los ciudadanos de la Unión Europea con permiso de residencia que no estén trabajando, las personas extranjeras con permiso de residencia obtenido después del 24 de abril de 2012, y los trabajadores inmigrantes sin tarjeta de residencia. Además, el este Real Decreto reduce las situaciones que permiten ser “beneficiario” (los beneficiarios son los incluidos con cada asegurado en su mismo seguro) únicamente a su cónyuge y sus hijos menores de 26 años.

2En el caso de mujeres a la atención en el embarazo y parto, mientras que los menores de 18 años quedan incluidos (por ahora) en la atención integral.